MÚSICA PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL

ARTISTA Y PEDAGOGA MARIANA ROGGERO APUESTA POR LOS VÍNCULOS FAMILIARES EN TIEMPOS DE VELOCIDAD

Compositora y música, Mariana Roggero toma su guitarra y se enfrenta al mundo con una de sus grandes armas; su propia sensibilidad, algo que la lleva a buscar el cambio, a encontrar una luz en este mundo actual saturado de velocidad, de incomprensión y de poca calidad humana. Desde el 2014 Mariana apuesta por Jardín de Historias, una plataforma educativa, de expresión y de arte, vehículo para transformar y luchar por un entorno más adecuado y amigable. A la par, su música resuena, como la banda sonora de este proyecto, toda una realidad para un nuevo Perú.

Mariana reivindica sus raíces, transmite identidad en cada acorde que ejecuta, ha producido su primer EP, de nombre homónimo, que le da vida a su proyecto lleno de inquietudes que comprenden nuevas fórmulas de convivencia, sobre un escenario en el que lamentablemente encontramos familias fragmentadas y víctimas de un sistema que oprime al individuo, destruye los vínculos personales y niega toda forma de interacción. Jardín de Historias persigue el objetivo de sensibilizar y reflexionar mediante las artes expresivas y la música.

Ante este panorama descrito, Jardín de Historias también busca generar actividades de convivencia comunitaria y proyectos culturales que generen integración. “Los niños merecen una crianza respetuosa, desde el amor, la presencia, necesitan que comprendamos sus ritmos. Es necesario sensibilizar a los padres para que vuelvan a ser niños y desde ahí se conecten con sus hijos en sus casas. Esta es la semilla de esperanza que anhelamos brote de la tierra y llene de color, de diversidad nuestra sociedad, los niños son el futuro”, manifestó Mariana Roggero.
En ese mismo camino, Mariana maneja otras posibilidades dentro de la pedagogía educativa, apuesta evidentemente por el arte, por la construcción de una comunidad en conjunto, y por la sensibilización a través de materiales que permitan que las familiar puedan descubrir sus propios recursos mediante experiencias transformadoras de artes expresivas.
Entre las apuestas que persigue Jardín de Historias, se encuentra en proyecto alianzas de trabajo social con el Puericulturio Pérez Aranibar y el Ministerio de Cultural, con quienes busca sinergias y alianzas con objetivos dirigidos a beneficiar a los niños y a la mujer esperando el apoyo de la empresa privada. “Tenemos varios sueños, como la producción de un segundo disco y la implementación de metodología a través de dispositivos móviles para las cuidadoras, estamos dispuestos a dejar huella en esta sociedad”, concluye Mariana.